Editorial

Gloria Tovar

Resumen


Los olvidos, en ocasiones se muestran como un modo de protección aparente. Se extienden para adormecer, cuando son inconcientes. Pero también revelan miedos, evasiones, negligencias, o cómodas ignorancias. El escudo que se construye puede ser frágil y quebradizo. De modo que lo más sensato parece ser el asumir nuestros rasgos y fantasmas sin excusas. Por ello, en esta edición de Pozo de Letras decidimos abordar e identificar algunos aspectos de los olvidos que nos definen. Los nuestros y los de los otros. Aquellos que excluyen nuestros sueños y aquellos que marginan a quienes consideramos en algún momento ajenos. Los medios de comunicación, el discurso de la Historia, las artes, la política y los políticos, el Estado, el lenguaje, las imágenes han dejado, de un modo que aparece como natural, a un lado, fuera de borda, temas, sujetos, lugares, enfoques, palabras, sones, ritmos, mitos. No deja de percibirse cierta crueldad en el olvido, pues sin duda la no mención, es el modo de negación más duro. La contraparte está en la posibilidad de hacer explícitas las omisiones y los silencios, capturar las imágenes perdidas en el tiempo, pronunciar los nombres y acentos sin temor. Es ese el sentido del Libro de los olvidos.

Texto completo:

PDF
LAUREATE LAUREATE